Arte y colores - Dexpresionismo

BLOG

Arte y colores


Cuando relacionamos arte y colores, la fórmula matemática nos da como resultado: emociones. Emoción es una palabra que alude a sensaciones de placer, bienestar y vitalidad. El ser humano basa y relaciona los colores con sus experiencias y vivencias más personales, porque como dijo Juan Ramón Jiménez, “¿qué es el ser ante el color del mundo? El color del mundo es mayor que el sentimiento del hombre”.

En el pasado ya creían en esta realidad. Los egipcios asociaban los efectos del color a la idea de sanar diferentes estados psicológicos. Los colores estimulan al cerebro y esto lleva a un amplio estudio que analiza cómo se percibe y que comportamiento tiene al respecto el ser humano.

Un artista que relacionó el arte con los colores es Klimt con su beso que ha pasado a la historia. Representa el amor de pareja y su intimidad, con colores alegres y entusiastas. El fondo del cuadro es todo lo contrario, simboliza el poco amor que hay en el mundo y el miedo a lo desconocido. Pero para miedo, el grito de Edvard Munch, que figura este sentimiento tan común en la sociedad. Diversas obras de arte expresan los diferentes estados de ánimo con simplemente colores.

Sumergidos en el universo psicológico de luz, es hora de descubrir el simbolismo de los colores más importantes que componen nuestros días, desde la perspectiva occidental porque en cada cultura tiene diferentes significados. Por ejemplo, el color blanco interpreta lo más puro al igual que paz y virtud. En cambio, en oriente y culturas africanas representa a la muerte.

El azul es el color más usado en las empresas porque es el preferido para los seres humanos, debido a que da sensación de confianza y seguridad. Existen 111 tonalidades de azules que evocan a la armonía, la fidelidad y la simpatía. Otro que resalta y tiene una gran fuerza en el arte es el rojo, representa el amor, la vida y la seducción. Pero también figura lo contrario: odio, agresividad, peligro, urgencia… El papel del amarillo es optimismo, juventud, claridad y atención, al igual que ilumina y favorece a la creatividad.

Verde que te quiero verde es naturaleza, crecimiento, renovación, tranquilidad y a su vez da una sensación de plena libertad, ¿o no te sientes así cuando vas al bosque, a la montaña o a cualquier ladera dónde no llegas a ver el final? En ese infinito se encuentra uno de los 50 tonos del negro, que simboliza el auténtico secreto y misterio. Generando millones de emociones fuertes y de sabor a la vida tenemos el naranja, un tono suave, amigable y emocional.

Porque los colores forman parte de nuestros días desde que Isaac Newton descompuso la luz a través de un prisma de cristal en el siglo XVII. Por ello nace Dexpresionismo, un movimiento artístico que une emoción, placer, bienestar y vitalidad para las personas que sufren depresión. Si nos estás leyendo, te decimos únete, colabora y di a todo el mundo #yosoydexpresionista. Como resultado se obtendrá un mensaje de esperanza a la sociedad y se mostrará que el arte puede ser una de las mejores herramientas para superar la depresión.