La melancolía y su reflejo artístico - Dexpresionismo

BLOG

La melancolía y su reflejo artístico


Un estado de ánimo triste y oscuro en tiempos pasados era reflejo de melancolía, este concepto se conoce desde la mitología griega, quiénes lo llamaban melasxolia (melas significa negro y xolias es humor). Desde filósofos/as como Aristóteles que hacía una apreciación entre dos tipos de personas, el normal y el melancólico por naturaleza, el cuál era especial y diferente a los demás, hasta la melancolía que era asociada a famosos artistas que expresaban cómo se sentían.

Existe una clara representación de la melancolía a lo largo de la historia del arte. Después de la Edad Antigua, el estado del alma ha quedado representado y reflejado en pinturas y esculturas. Por ejemplo, en la Edad Media la figura física del ser humano era concebida con una actitud de pensamiento, pensadores/as que eran representados sentados y apoyados sobre una de sus manos. Pero a la misma vez, en esta época el término de melancolía se transformó en decadencia por parte del cristianismo, llegando a ser un pecado capital.

La vuelta a los clásicos recuperó el temperamento melancólico del ser humano, y se inició el arte del Renacimiento. Pero sin duda, la corriente artística que restablece la sensibilidad, la pasión, el amor y muestra al individuo con una tremenda melancolía al desnudarse ante sus sentimientos y su existencia, es el Romanticismo. Desde este momento expresar este término, melancolía, tenía significado de belleza absoluta y que contaba como uno de los sentimientos más profundos e importantes de la humanidad.

En todas estas décadas, la melancolía invadía a diversos artistas, los cuáles representaban frente a un lienzo en blanco, una hoja de papel o una partitura, todos sus pensamientos, sentimientos, desde alegrías a miedos y frustraciones, pero todos orquestados por luz y armonía.

El paso del tiempo, los avances tecnológicos, y las investigaciones científicas y médicas nos dan un resultado, la evolución de la melancolía. Que comenzó teniendo un simbolismo y se transformó en un razonamiento puramente científico, al ser considerada una vertiente de la depresión. Sí, depresión de ánimo. Enfermedad mental que somete a la persona en un sentimiento de tristeza profunda.

Ahora bien, ¿quién o quiénes han transformado su melancolía en arte en el pasado?

Existen especulaciones evidentes que Picasso sufrió depresión durante su famosa etapa azul. Sus cuadros con diferentes tonalidades azules, melancólicos y de personas a las que la sociedad daba la espalda, como los mendigos.

Francisco de Goya es un artista que desvela las diferentes fases de la melancolía que sufría, además exteriorizaba su enfermedad mental en mutaciones de sus pinturas. Las obras de Goya están compuestas por mucha luz y asimismo son muy complicadas de entender lo que denotaba un espíritu de niñez contenida que cuando padecía crisis, convertía esta inocencia en figuras monstruosas. Sus días se iban apagando al igual que su pintura, que se transformó en negro, rojo, desorden y mucha violencia.

A Van Gogh, del que no se sabe a ciencia cierta si padecía trastorno bipolar o trastorno de personalidad límite, le llevo a dos travesías entre la luz y la oscuridad, entre pintar grandes obras artísticas y cortarse parte de su oreja izquierda. ¿Sabías que uno de los lienzos con más importancia a nivel mundial fue creado desde un asilo? “La Noche Estrellada” esconde enormes secretos tras sus pinceladas azules y amarillas. Su inspiración fue por los campos que observaba por la ventana de su habitación pequeña y fría. Además, con el ciprés tan alto evoca en su representación una simbología la muerte, al asociar este árbol con los cementerios.

En una de las cartas que envió a su hermano le decía que cuando pintaba “La Noche Estrellada” se basó en “mirar a las estrellas siempre me pone a soñar. ¿Por qué, me pregunto, no deberían los puntos brillantes del cielo ser tan accesibles como los puntos negros del mapa de Francia? Así como tomamos el tren para llegar a Tarascon o Rouen, tomamos la muerte para llegar a una estrella”.

Melancolía y depresión van de la mano, y han reflejado durante años verdaderas obras de arte. ¿Y por qué no apoyar a las personas con depresión a que enseñen al mundo entero sus lienzos? Por ello nace Dexpresionismo, un movimiento artístico que une arte y depresión con el objetivo de lanzar un mensaje de esperanza a la sociedad y mostrar que el arte puede ser una de las mejores herramientas para superar la depresión, la gran pandemia del siglo XXI.