DEPRESION EN LA SOLEDAD Y SOLEDAD EN LA DEPRESION | Dexpresionismo

BLOG

DEPRESION EN LA SOLEDAD Y SOLEDAD EN LA DEPRESION


Dr. Salvador López Penalba
Psiquiatra

Actualmente la soledad, no deseada, en las sociedades occidentales se está convirtiendo en un grave problema de Salud Pública. Se está hablando de la pandemia silenciosa del siglo XXI. Así conviene destacar que en un país como Gran Bretaña se ha creado un Ministerio de la Soledad, iniciativa creada porque más de 10 millones de personas británicas viven solas, con el impacto sanitario, social y económico que conlleva.

El ser humano es un ser social como ya nos dijo Aristóteles hace muchos siglos; nacemos y nos desarrollamos en una sociedad que nos protege, cuida, y nos posibilita el bienestar físico, mental y social. La mayoría nos comunicamos y nos interrelacionamos de forma amplia, vivimos en entidades familiares básicas, nuestro gran seguro vital, y nos proveemos de círculos crecientes de amistades y de personas conocidas de nuestra ciudad o de otros lugares. Además, nos cultivamos y potenciamos en ámbitos culturales, profesionales, religiosos y políticos, etc.: nos establecemos en el presente y nos proyectamos hacia el futuro.

Quizás la soledad ha sido un mal de todos los tiempos. A lo largo de la historia ha acompañando a la especie humana por diversos motivos, la senectud, enfermedad, pobreza, muerte de seres queridos y por cambios de estilos de vida, sociales u otros. Pero en estos tiempos de abundancia, de gran desarrollo tecnológico y de medios de comunicación, paradójicamente la soledad ha aumentado mucho más y en su forma más extrema como aislamiento social crónico. Éste puede impactar notablemente y aislarnos de los demás privándonos del alimento comunicativo y afectivo, que es tan necesario para nuestro cerebro, tan desarrollado, pero tan dependiente. Las diversas repercusiones de este déficit comunicativo se producen en todos los niveles, físicos, sociales y mentales e inciden más aún en aquellos sectores más deprimidos económicamente y en las personas de avanzada edad. Una paradoja de nuestro tiempo es que vivimos más años, pero la calidad de esta vida, sobretodo en edades avanzadas, no nos acompaña.

Existe una relación alta entre soledad y salud mental. El malestar psicológico, ansiedad, depresión, adicciones y suicidio aumentan exponencialmente por este factor y muchas personas aisladas socialmente empeoran su estado de salud. No me gustaría olvidarme de la soledad y del aislamiento generado por la enfermedad mental, la depresión, como paradigma, o la esquizofrenia, pero no las únicas. Las vivencias de persona con depresión son dolorosas, intensas y difíciles de compartir, por ello es muy frecuente que las vivan en soledad. Las personas a su alrededor las evitan, en buena parte porque no saben qué hacer o decir. Igual no hay que hacer nada, salvo estar con ellas y adaptarse a sus demandas de forma exquisita y amable.

La sociedad en conjunto tiene que, y los profesionales de la salud mental también, darse cuenta de esta lacra social, ha de sensibilizarse y después proveer de personas, cuidados y de los servicios necesarios para recuperar y reintegrar a estas personas solitarias y aisladas a una vida digna. Además, nos interesa a todos y a cada uno de nosotros, algún día podemos ser nosotras las personas afectadas.

Escrito por: marcos del llamas