Depresión y animales - Dexpresionismo

BLOG

Depresión y animales


“Y cuando sufras aquí me tendrás, no dejaré de estar contigo, ya verás. No necesitas a nadie más porque hay un amigo en mí” (Toy Story, 1995). Quienes tengan mascotas saben que tienen a su lado una amistad fiel y leal, que estará ahí cuando sientan tristeza o soledad y que les ayudará a cambiar el ánimo. Sentirse queridos por los animales es una terapia diaria que combate enfermedades mentales.

¿Por qué los perros y los gatos ayudan a superar la depresión? Ayudan a liberar en el cerebro del ser humano más oxitocina, conocida también por muchos como la hormona del amor. A su vez, estimulan el aumento de serotonina y de dopamina, son positivos porque están relacionados con la regulación del humor y el placer.

Para reducir la ansiedad, el ronroneo de los felinos, es el mejor aliado al transmitir una auténtica calma y alivio en las personas. Lo que provoca una perfecta relajación para dormir, uno de los mayores placeres. Por otro lado, los estudios de la psiquiatra Sandra Baker, de la Universidad Commonwealth de Virginia, muestran que acariciar frecuentemente a un perro puede ayudar a disminuir el estrés. Asimismo, aconseja pasear y hablar a las mascotas, actos que despejan la mente, la liberan y la hacen volar lejos de los pensamientos pesimistas.

Los animales exhiben un tremendo optimismo cuando ven a sus dueños y dueñas, siempre poseen diversas ganas de jugar y de dar un cariño incondicional. Los perros y los gatos son una vía de escape para las personas que padecen depresión, al tener una gran capacidad de reducir los pensamientos negativos y la tristeza. De hecho, les refuerzan la autoestima y el sentido de responsabilidad. Cuando se mantiene un vínculo con una mascota se tiene un motivo para levantarse de la cama para cuidarlo, darle de comer o pasearla. Esto provoca una mejora de la vida social debido a la interacción con otros dueños o dueñas de perros.

En muchos hogares, las mascotas son uno más de la familia y ayudan a la seguridad, a la protección y a evitar el sentimiento de soledad ya que se estimula el contacto físico y la comunicación, porque el ser deprimido no cuenta ni expresa sus sentimientos con nadie, en cambio con su mascota es capaz de hablarle y transmitirle sus miedos o frustraciones, mismo proceso que ocurre con el manifiesto del arte en el Dexpresionismo, corriente artística que da voz a la depresión.

Lealtad, amor y apoyo son sentimientos que ofrecen las mascotas al ser humano. Ellos hacen cambiar el rumbo de vida de una persona que padece depresión, de ser un camino negro y lleno de obstáculos para tropezar, se transforma en el color de los campos, del arcoíris, de los atardeceres y los amaneceres. Luz que alumbra donde solo había oscuridad, gracias al sol brillante que ilumina cada día.

Los animales, no juzgan, no cuestionan, no se ríen, no discriminan. Las mascotas dan cariño. Perro y gatos dan una vía de terapia a quienes sufren depresión.