Tatsuo Horiuchi - Dexpresionismo

BLOG

Tatsuo Horiuchi


 El artista inesperado

Seguro que alguna vez lo has experimentado: cuando sientes ese impulso de comunicarte y expresarte, ya sea escribiendo o mediante cualquier otra forma de expresión artística, lo haces a toda costa. Es una necesidad propia del ser humano desde tiempos inmemoriales, un afán que ha llevado a la creación artística en todo tipo de formatos y con todo tipo de herramientas.

Eso le ocurrió a Tatsuo Horiuchi, un japonés de 78 años que, tras jubilarse, decidió retomar una de sus mayores aficiones: la pintura. Sin embargo, quería hacerlo poniendo en práctica las últimas herramientas digitales, con la salvedad de que tampoco contaba con demasiada experiencia en ningún software de creación artística. ¿Photoshop? Ni hablar. ¿Paint? Según él, “demasiado complejo.” Así, Tatsuo decidió probar suerte con el Microsoft Word, un programa que a priori puede parecer poco “creativo” pero con posibilidades visuales que en manos del japonés podrían dar lugar a verdaderas obras de arte. Sin embargo, no funcionó. “Demasiado caótico”, aseguró. Entonces llegó el gran descubrimiento.

Si os preguntásemos con qué programa se ha realizado esta hermosa ilustración digital seguro que nos diríais alguno de los clásicos, alguno de Adobe. Pero, ¿y si os contasen que esas ilustraciones han nacido única y exclusivamente a base de Excel?

Tatsuo Horiuchi encontró en el programa predilecto de contables y aficionados a apilar datos la mejor herramienta pictórica con la que seguir la tradición artística japonesa. De hecho, fue la posibilidad que brinda el programa de Microsoft para generar formas claras y sencillas la que atrajo al japonés, quien ha logrado captar la esencia de las estampas de artistas tan icónicos como Hokusai.

La historia de Tatsuo es un ejemplo más sobre cómo uno/a puede afirmar sin miedo que lleva un/a #Dexpresionista dentro, uno/a que está deseando plasmar emociones que le generan condiciones como la depresión y que pueden salir con las herramientas que menos te esperas.